Justicia apuesta por la mediación, pero exige una definición precisa.

El Ministerio de Justicia apuesta por establecer un sistema de mediación obligatoria, para reducir el número de litigios que entran en los Juzgados.

Los partidos políticos están en esto de acuerdo, pero añaden que la mediación no puede ser como en lo que se convirtió la conciliación en el ámbito laboral, como requisito previo a la interposición de la demanda. En definitiva, las partes no pueden ver a la mediación como un peaje que hay que pasar.

Hay consenso en que se implante sobre todo en el ámbito civil, sin descartar su aplicación también en el ámbito penal.